Cielos estrellados

de Raffaele Toniolo

Una de mis mayores pasiones es precisamente la Astronomía. Llevo practicando la observación astronómica desde que era niño y no creo que haya otra actividad que me pueda dar más serenidad y calma. No puedo decir con certeza qué momento o circunstancia despertó en mí la curiosidad de observar un objeto celeste por primera vez.
Me gusta pensar que fue precisamente por haberme encontrado bajo un hermoso cielo estrellado sumergido en los Alpes, probablemente así fue como sucedió. Empecé a pedirle a mi padre que me llevara a veladas de aficionados organizadas en el observatorio astronómico más cercano. Y fue allí donde la observación astronómica ganó mi corazón. Pasé a comprar el primer telescopio, luego otro y otro, hasta mi actual Dobson RP Astro de 16 «.
He conseguido observar la mayoría de los objetos celestes del hemisferio norte y una parte de los del hemisferio sur. Conociendo bien y acostumbrado a los cielos europeos ahora arruinados por la excesiva contaminación lumínica, todavía me cuesta describir la emoción que sentí cuando me encontré por primera vez bajo un cielo nocturno en medio de la meseta andina de Chile.
Pensaba haber alcanzado el pináculo de la pureza de la bóveda celeste en otros países. Me estaba equivocando. Recuerdo mi primer pensamiento: «no es posible, no es posible … cuántas estrellas». Una sorprendente cantidad de estrellas, uniformemente esparcidas por el cielo desde el cenit hasta el horizonte; una vía láctea tan brillante para poder formar sombras debajo de nosotros. Me quedé allí contemplando y perdiéndome en esa multitud de puntos blancos, rojos y azules, dejando escapar algunas risas emocionales. Seguí repitiéndome a mí mismo: «¡Si tan solo tuviera mi telescopio aquí conmigo!».
Considero el cielo estrellado del desierto de Atacama como uno de los aspectos fundamentales de Chile, un aspecto para valorar.

Los lugares más adecuados para una noche ideal de observación astronómica.

Pero… ¿cuáles son los mejores lugares para disfrutar de los mejores cielos nocturnos de Chile?
Diría todo el altiplano chileno desde San Pedro de Atacama hasta La Serena y, más precisamente, las reservas o parques nacionales muy cerca de la frontera argentina.
En particular hablo de:

  • Parque Nacional Nevado Tres Cruces a unas 2 horas en auto desde el pueblo de Copiapó.
  • De toda la zona de las Lagunas Altiplanicas a unas decenas de kilómetros del famoso pueblo de San Pedro de Atacama.
  • De los altiplanos de las localidades de «los morros» y «port de contarito», este último cercano a la Reserva Natural los Huascoaltinos.
  • El Valle del Elqui

El Valle de Elqui puede considerarse una excelente ubicación aunque, en mi opinión, es necesario acercarse a la frontera argentina o alcanzar altitudes considerables para evitar la contaminación lumínica (aunque sea mínima) producida por los pueblos a lo largo del valle.
Todos los lugares que he indicado, incluidas las visitas a las plantas astronómicas más importantes del país, han logrado transmitirme las emociones más conmovedoras y fuertes en los muchos meses de viaje en Chile tanto de día como de noche.
Cuanto más te mueves hacia la meseta andina, acercándote a la frontera con Argentina, mayores son las posibilidades de encontrarte bajo un cielo perfecto ni siquiera mínimamente afectado por la contaminación lumínica.
En general, basta con alejarse 30/40 kilómetros del núcleo urbano en el que nos encuentramos para poder registrar un medidor de calidad del cielo que ya está muy por encima de la media europea. Me gustaría aclarar que una de las razones que más justifican la presencia de tantos observatorios astronómicos en el desierto de Atacama está relacionada a la cantidad de noches despejadas en un año.
De hecho, excluyendo los 2 meses de inestabilidad climática debida al llamado «invierno boliviano» o «invierno andino» correspondiente al verano austral (de diciembre a febrero), más de 300 noches al año de cielo nocturno sin perturbaciones garantizan a cualquier instalación astronómica mucho tiempo a disposición para la investigación astronómica y, para los astrónomos aficionados o astrofotógrafos como yo, suficientes noches perfectas sin siquiera tener que echar un vistazo a los pronósticos !!

¡Un sueño, diría yo, para cualquier aficionado!

Cielo nocturno desde el Salar de Maricunga, en el Parque Nacional Nevado Tres Cruces

 

El Salar de Maricunga

 

La Laguna del Negro Francisco en el Parque Nacional Nevado Tres Cruces.

 

Desde Santiago de Chile hacia latitudes más inferiores, el clima tiende a ser demasiado inestable como para asegurar suficientes noches de cielos despejados. Así lo demuestra la progresiva disminución de las instalaciones astronómicas que se desplazan hacia la Zona Sur, hasta la total ausencia de observatorios en la Patagonia, también conocida como Zona Austral.

Raffaele Toniolo

Hola, me llamo Raffale Toniolo y soy un Travel Designer. Nací en Vicenza, en Italia. Chile es mi destino, mi especialización. Es el país en el que he reconocido en el desarrollo de itinerarios de viaje y en el acompañamiento de viajeros, mi contexto ideal. ¡Bienvenidos en el Desierto de Atacama!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Algo más del Blog

Pin It on Pinterest