Desierto de Atacama y Patagonia: las claves para la transición verde chilena

de Raffaele Toniolo

Hacia nuevas fronteras sostenibles

El mundo está cambiando, sobre eso no hay dudas. Un cambio en varios frentes, desde la agricultura orgánica y biodinámica hasta el uso de nuevas fuentes de energía. Una serie de iniciativas orientadas a lo renovable y sostenible, señal de que el hombre parece haberse finalmente dado cuenta de que ignorar el uso de nuevos sistemas de producción de energía y posponer su implementación no es realmente conveniente para nadie. El hombre nació en la naturaleza y si no actúa con pleno respeto a esta última, no irá a ninguna parte. Desde hace algunos años, diversas realidades alrededor del mundo han comenzado a plantearse nuevas soluciones clave para la sostenibilidad medioambiental, fijándose metas a medio-largo plazo. En Europa, que en los últimos años ha demostrado ser el continente más vanguardista en cuanto a «propósitos verdes», un ejemplo emblemático es el famoso Green Deal, un conjunto de iniciativas propuestas por la Comisión Europea a finales de 2019 al que han adherido los países miembros de la Unión Europea con un propósito común: frenar el cambio climático y la degradación ambiental, alcanzando el impacto climático cero para el 2050. Entre los acuerdos y pactos internacionales en diferentes partes del globo, la esperanza es que seamos capaces de lograr una uniformidad de pensamiento para una lucha global común en nombre de la sostenibilidad ambiental, a través de iniciativas que van desde la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero hasta la defensa y repoblación de los grandes bosques, los únicos pulmones de nuestro pequeño planeta.
Actuar sobre un aspecto en particular es sumamente importante, un contexto en el que todos hemos estado involucrados por mucho tiempo y que todos conocemos muy bien, incluso los niños.
Me refiero al uso de combustibles fósiles, es decir, todos aquellos combustibles que se derivan de la transformación de materia orgánica, según reacciones naturales que ocurren a lo largo de millones de años. Esta categoría de compuestos incluye carbón, petróleo y gas natural, representado por el metano.
En términos de necesidades y consumos energéticos mundiales, el petróleo es la principal fuente de energía en el mundo contemporáneo, logrando cubrir el 40% del consumo energético global. Le sigue el carbón, el combustible más abundante en el mundo, que cubre el 27% del consumo y el gas natural por el restante 23%.
El carbón es sin duda el peor combustible fósil, cuya combustión implica las mayores emisiones de CO2, un 30% mayor que las provocadas por la combustión del petróleo y un 40-50% mayor que las relacionadas con el gas natural. Recordemos, el CO2 es, junto con el metano, uno de los principales gases responsable del famoso “efecto invernadero” con el consecuente calentamiento global. Luego viene el petróleo, el combustible fósil más utilizado, para concluir con el gas natural que, considerando su menor incidencia en términos de contaminación ambiental por combustión, se considera el futuro protagonista de la transición energética hacia un sistema descarbonizado, este último uno de los principales propósitos de la «revolución verde».
De hecho, además de las emisiones de dióxido de carbono mucho más bajas que las del carbón y del petróleo, es importante considerar las grandes ventajas de las centrales eléctricas de gas natural. Estas tienen una eficiencia de conversión muy alta (alrededor del 60% de la energía entrante se transforma en electricidad), son programables, es decir, funcionan cuando es necesario independientemente de las condiciones externas y entran en funcionamiento subiendo rápidamente a plena capacidad.
El objetivo es combinar esta fuente de energía esencial de «tránsito» con fuentes no programables, es decir las que dependen del entorno y del clima externos. Me refiero a la energía solar, eólica e hidroeléctrica, cuyo uso está aumentando considerablemente. La producción de hidrógeno verde, de la que hablaré más adelante, también puede ser una realidad interesante.
A nivel sudamericano, un país en particular está demostrando una excelente propensión a la transición verde. Me refiero a Chile.
Y Chile es el país en el que quiero enfocarme.

El desierto de Atacama y la Patagonia: la combinación perfecta

Como ya se ha aclarado en otros artículos (recomiendo especialmente leer “La corriente de Humboldt, la célula de Hadley y el efecto Föhn – La combinación perfecta), Chile es sin duda el país con la combinación climática más sorprendente del planeta. Me refiero a la asombrosa estabilidad climática del gran desierto de Atacama, cuyas arenas y rocas ocupan un área equivalente a 1/3 del país. Pero no solo. Esta larga y estrecha franja de tierra coloreada cubre una enorme banda de latitud, que se extiende por casi 4500 kilómetros, hasta la fría y lujuriante Patagonia, una de las regiones más famosas del mundo, conocida por su belleza escénica y natural, su fauna y por el clima particularmente inestable. La verdadera fuerza natural que domina las verdes y frescas tierras del sur es el viento.
Entonces, en resumen, sol constante en el norte y viento constante en el sur, dos realidades que hacen de Chile el país más atractivo del mundo para el desarrollo de energías limpias.
Esta extraordinaria peculiaridad de Chile es, por tanto, la clave para dar rienda suelta a dos de las iniciativas verdes más importantes. Me refiero a la energía solar en el norte y al eólico en el sur. Desde hace años el país ha demostrando una propensión a la progresiva transición a las energías renovables, haciendo de la descarbonización uno de sus principales propósitos y convirtiéndose así en el país líder de América del Sur hacia una matriz energética cada vez más limpia.
Prueba de ello son los datos obtenidos en 2021 sobre la producción de electricidad, que muestran que del total nacional, casi el 24% proviene de plantas de energías renovables: solar, eólica, hidroeléctrica y geotérmica. Un porcentaje que va aumentando rápidamente considerando que de 2013 a 2021 la producción de energía a partir de fuentes renovables aumentó en casi un 20%.
¿El objetivo de Chile? Crear un sistema energético 100% sostenible, con el objetivo de cerrar todas las plantas de carbón para 2040 y lograr un impacto climático cero para 2050.

Pero, ¿cuáles son los proyectos que se están implementando actualmente?

Hay decenas de ellos, repartidos por todo el país, la mayoría de los cuales pertenecientes a EGPC, la Enel Green Power activa en Chile. En este artículo me centraré solo en los más revolucionarios y emblemáticos.
Las últimas actualizaciones hablan de 44 proyectos EGPC, para un total de 6139 MW producidos, de los cuales 3704 son hidroeléctricos, 1580 solares, 785 eólicos y 69 geotérmicos.
El 2019 fue el año de inflexión para muchos proyectos en Chile.
Se podría empezar por Azabache, la primera planta industrial híbrida de EGPC. EGP, ya activa en 30 países y cuyo objetivo global es guiar la transición hacia una sociedad descarbonizada, es la gran empresa italiana líder en el mercado de las energías renovables en Chile que se ha convertido en el emblema de la gestión y desarrollo de la producción de energía a partir de fuentes renovables. El nuevo parque solar fotovoltaico de EGPC, cuya construcción se inició en mayo de 2020 cerca del parque eólico Valle de Los Vientos a unos 10 kilómetros de la ciudad de Calama, en la región de Antofagasta, será el resultado de la combinación de dos tecnologías renovables, la fotovoltaica y la eólica, gracias a la unión con el parque eólico Valle de Los Vientos de 90 MW operativo desde finales de 2013. El carácter bilateral de los paneles fotovoltaicos de Azabache garantizará, junto con el parque Valle de Los Vientos, una producción energética igual a aproximadamente 184 GWh al año, evitando así la emisión anual de aproximadamente 136.300 toneladas de CO2 a la atmósfera.
Además de la planta de Azabache, en el distrito de Ollagüe en el corazón del desierto de Atacama, a 4500 metros sobre el nivel del mar, la supremacía de EGPC ha producido una de las realidades industriales más avanzadas de Sudamérica. Me refiero a Cerro Pabellón, la primera central geotérmica de Sudamérica. El último proyecto de la empresa conjunta «Geotérmica del Norte» estipulado en 2001 entre Enel y ENAP, La Empresa Nacional del Petróleo, se centra en la ampliación de la planta mediante la construcción de una tercera unidad de producción, cuya construcción se puso en marcha en agosto de 2019, gracias a la cual la planta geotérmica podrá garantizar una producción energética de ciclo continuo de 600 GWh anuales gracias a la combinación de la tercera unidad de 33 MW con otras dos unidades ya en funcionamiento, inauguradas en septiembre de 2017, cada una con una capacidad de 24 MW, para un total de 81 MW. La tercera unidad, cuya realización está prevista para 2022, junto con las otras dos ya operativas, permitirá evitar la emisión anual de 470.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Central geotérmica Cerro Pabellón

Esta planta demuestra una vez más el gran potencial del territorio ocupado por el desierto de Atacama que, además de ser un símbolo del solar, es una excelente fuente de energía geotérmica, ofreciéndonos el calor proveniente del rico subsuelo arenoso y rocoso.
También en 2019, la región de Atacama fue elegida por EGPC para otra iniciativa en el campo del solar, es decir uno de los proyectos más majestuosos de Chile. Me refiero al proyecto Campos del Sol, la planta solar más grande del país. La ubicación del emblema del solar fue nuevamente el Desierto de Atacama, a unos 60 kilómetros al noreste de la ciudad de Copiapó. Los números de la planta, operativa para 2022, permiten hacerse una idea más precisa de su grandeza: 382 MW de capacidad instalada, alrededor de un millón de paneles solares fotovoltaicos de doble cara (que generan en promedio un 12% más de electricidad que los módulos convencionales), una producción energética equivalente a 1160 GWh al año y 900.000 toneladas de CO2 menos en la atmósfera. El símbolo del fotovoltaico chileno tendrá un carácter innovador y digital gracias al uso de máquinas de última generación guiadas y controladas por un sistema GPS, y la eficiencia y productividad gestionada y mejorada de forma remota mediante el uso de un dron autónomo utilizado para la monitorización.

Planta Campos del Sol

A pesar de la inestabilidad general provocada por la pandemia de COVID-19, parece que la mayoría de los proyectos «verdes» lanzados en 2019 en Chile no se han detenido. Por supuesto, entre la imposición de lockdown parciales y la aplicación de restricciones al movimiento entre regiones, una cierta ralentización en el sector renovable fue inevitable, pero no decisiva.
Un ejemplo es sin duda la planta termosolar y fotovoltaica Cerro Dominador, propiedad de EIG Global Energy Partners, un inversor institucional líder en el sector energético mundial. La instalación, resultado de la combinación de una planta de energía solar Concentrada (CSP) y un sistema fotovoltaico, sin duda representa otro ejemplo de tecnología de punta en el campo de las energías renovables, convirtiendo a Cerro Dominador en la primera planta de su tipo en Chile. Realizado cerca de la ciudad de María Elena, en la región de Antofagasta, el híbrido solar EIG asegura una producción de energía de 210 MW, evitando la emisión de 640.000 toneladas de CO2 al año. Los números importantes de Cerro Dominador son el resultado de la operación de los 392.000 paneles solares con una capacidad de 100 MW, operativos desde 2017, junto con los 110 MW del CSP, compuesto por 10.600 helióstatos e inaugurado el 9 de junio de 2021.
La construcción del sistema fotovoltaico, que se inició en mayo de 2014, fue posible gracias a la intervención de la empresa Abengoa, una de las multinacionales españolas más importantes del sector de las infraestructuras verdes, la misma empresa de ingeniería y construcción con la que ESO (European Observatorio Sur) firmó un convenio para la construcción de la estructura técnica del Extremely Large Telescope (ELT). La planta termosolar es el resultado de un acuerdo entre las empresas Abengoa y Acciona, una de las empresas líderes a nivel mundial en el desarrollo de soluciones renovables orientadas a un sistema descarbonizado.

La planta termosolar y fotovoltaica Cerro Dominador

Estas son solo algunas de las realidades renovables más significativas que caracterizan el gran desierto de Atacama, transmitiendole una nota futurista muy verde en sus colores y grandes paisajes.
Pero podría agregar muchos más.
Por ejemplo, las plantas fotovoltaicas Chañares y Lalackama, ambas ya operativas y propiedad de EGPC, la primera con una capacidad instalada de 40 MW y un potencial energético de 94 GWh al año y la segunda con una capacidad de 60 MW y capaz de generar 160 GWh al año.
Pero no solo solar. Además del parque eólico de Valle de Los Vientos, la planta de Taltal también alimenta el sector eólico del país. Una capacidad instalada de 99 MW y un potencial energético de 300 GWh al año hacen de Taltal el parque eólico más grande de Chile.

La planta fotovoltaica Chañares

Pero vayamos hacia áreas más ventiladas y verdes, es decir hacia los frescos territorios centro-sur del país.
En la región de Coquimbo, a lo largo de la famosa Panamericana Norte, los 45 aerogeneradores de 2MW cada uno hacen de Talinay, con un potencial energético de 200 GWh por año, uno de los parques eólicos más importantes del país nuevamente propiedad de Enel Green Power.
Pero hay un proyecto que, por encima de cualquier otro, perfila el potencial de la Patagonia chilena. En la región de Magallanes y de la Antártica Chilena, constantemente dominada por el viento, la ubicación elegida para el hidrógeno verde es Punta Arenas, la ciudad más austral del país. Es precisamente ahí donde hace unos días se inició la construcción de la planta industrial de Cabo Negro, cuya finalización está prevista para el segundo trimestre de 2022. El proyecto se centra en la producción de hidrógeno verde, es decir hidrógeno sin emisiones de dióxido de carbono. De hecho, no olvidemos que, por razones puramente económicas, el 95% del hidrógeno que se produce actualmente se obtiene mediante el uso directo de combustibles fósiles, en particular mediante el reformado de metano o la gasificación del carbón, lo que genera la emisión de enormes cantidades de CO2.
Solo el 3% de la producción de hidrógeno proviene de la electrólisis impulsada por energías renovables.
¿Beneficios? Un proceso de producción limpio de principio a fin. ¿Desventajas? Los costos y dificultades de construcción de plantas industriales, obstáculo que afortunadamente no parece lograr socavar la determinación de EGP que, junto a Siemens, Porsche, Enap y la chilena Andes Mining & Energy, es la gestora del proyecto verde.
En este caso será la energía del viento la que impulsará la electrólisis de las frías aguas del Estrecho de Magallanes. Una central eólica compuesta por una turbina de 3,4 MW que alimentará un electrolizador de 1,22 MW suministrado por Siemens.

¿Metas? Una producción de hidrógeno de impacto cero de 160 millones de toneladas por año.

Una vez más, Chile dará el ejemplo para un sistema cada vez más limpio y descarbonizado. El verdadero desafío es hacer que la producción de hidrógeno, el elemento más abundante del universo y el combustible de las estrellas, sea más barata, reduciendo los costos de los electrolizadores y los de los KWh de fuentes renovables. ¿Un objetivo a largo plazo? El mundo está cambiando demasiado rápido para decir que sí. El eólico, solar, geotérmico e hidrógeno verde, los cuatro pilares renovables en rápido desarrollo, una clara señal de un cambio necesario e inevitable hacia un planeta más saludable para todos.

Raffaele Toniolo

Hola, me llamo Raffale Toniolo y soy un Travel Designer. Nací en Vicenza, en Italia. Chile es mi destino, mi especialización. Es el país en el que he reconocido en el desarrollo de itinerarios de viaje y en el acompañamiento de viajeros, mi contexto ideal. ¡Bienvenidos en el Desierto de Atacama!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Algo más del Blog

Pin It on Pinterest