Quién soy

Raffaele Toniolo. Travel designer y viajero.

¡Bienvenidos viajeros!

Mi nombre es Raffaele Toniolo, nací el 28 de diciembre de 1992 en Vicenza, una pequeña e histórica ciudad en el corazón de la región del Veneto, en Italia. Me gradué en 2015 en Ciencias de la Mediación Lingüística del Instituto Dante Alighieri para Traductores e Intérpretes en Padua.

Saber idiomas extranjeros, en mi caso inglés y español, es un herramienta que durante años he considerado elemento de mediación imprescindible para poder comunicar, conocer y descubrir nuevos lugares, culturas y personas acostumbradas a una cotidianidad muy diferente a la nuestra.
Una vez terminada la carrera, quise probar diferentes experiencias laborales y de vida, siempre dando importancia a los idiomas extranjeros; Siempre me he sentido impulsado por el deseo y el espíritu de aprender y experimentar cosas nuevas. Mi intención era la de poder darme cuenta de cuál era el contexto en el que podría encontrarme más en sintonía y que me transmitiría emociones que ninguna otra actividad o situación podría ofrecerme.

Ese contexto es el viaje.

¿Qué tipo de viaje? El viaje de aventura. Mi gran aficción y entusiasmo por desarrollar nuevos itinerarios de viaje en lugares fascinantes y vírgenes que nos pueden ofrecer paisajes ilimitados, me llevó al trabajo de Travel Designer después de un curso de formación con Professione Travel Designer de Francesca Pozzan.
Me encanta viajar desde que era niño y, solo no hace mucho, me di cuenta de que me criaron personas que de una forma u otra me han marcado en descubrir y vivir lo nuevo.
A lo largo de los años he descubierto una buena parte del Viejo Mundo, Europa. Pero mi gran avance ocurrió en 2018-2019. Un viaje muy largo que me llevó a descubrir algunos de los países de América del Sur: Perú, Oeste de Bolivia, Chile y Sur de Argentina.

… Y fue en Chile donde me «reconocí» al 100%. Chile es mi «destino», mi especialización. Es el país en el que he reconocido en el desarrollo de itinerarios de viaje y en el acompañamiento de viajeros …. ¡mi trabajo ideal!

Pero, ¿por qué Chile?

Pregunta legítima. Para responder tengo que dar un paso atrás, a las verdaderas razones que originalmente guiaron mi curiosidad:

Los colores y contrastes de los paisajes del gran altiplano andino

Los espacios ilimitados

Las estrellas

… Sí, precisamente las estrellas, el primer aspecto que originalmente había conquistado mi curiosidad por ese país marcado por la investigación astronómica más intensa del mundo. De hecho, para un aficionado a la Astronmia como yo en la eterna búsqueda de libertad espacial, Chile es verdaderamente el país ideal.
Por eso decidí dedicarme a la creación de AtacamAdventures, para ayudar a descubrir y potenciar este magnífico país a través de mis aventuras y experiencias por uno de los desiertos más fascinantes y espectaculares del mundo; un sitio que pudiera pintar mi alma de viajero y atraer a otras que se parezcan a la mía.

Mi idea de viaje

Al final de una experiencia de viaje, sea la que sea, cada viajero regresa a casa con una maleta de conocimiento más o menos rico en función de cuántos aspectos haya logrado vivir durante su viaje. Ese viajero, consciente o inconscientemente, va a la búsqueda de los aspectos con los que está más en sintonía, capaz de transmitirle emociones únicas que pueden recargar su mente y alma.
A veces podemos entender esos aspectos incluso a través de simples preguntas que nos hacen a nuestro regreso a casa: ¿Cuáles fueron los mejores momentos de su viaje? ¿En qué momento te sentiste al 100%? ¿Volverías allí? ¿Y por qué? O incluso… ¿te has reconocido hasta el punto de no excluir la posibilidad de vivir allí?

Reflexionando sobre mi experiencia en Chile, el primer aspecto en el que no puedo dejar de pensar es que sea cual sea la hora del día y el escenario en el que se encuentre, el paisaje inevitablemente respeta tres características. Me refiero a los contrastes, colores y pureza del aire. Estos son los aspectos con los que me siento más en sintonía. Pero estos carácteres típicos, que se encuentran en casi todas partes del país, giran en torno a un elemento clave.

¿De qué estamos hablando?

Me refiero a los grandes espacios que nos rodean, los paisajes sin límites, al altiplano vírgen y colorido que se pierde visiblemente y que me encanta fotografar.
Sea cual sea el destino de mi viaje, este es el elemento que siempre voy buscando. Una especie de «cargador de batería» natural que consigue llevar las baterías de mi espíritu al 100% y transmitir ese excedente de energía capaz de mantener la carga máxima durante mucho tiempo.

Descubre los
itinerarios

Echa un vistazo
a la galería

Explora el
Blog

Pin It on Pinterest