La corriente de Humboldt, la célula de Hadley y el efecto Föhn: la combinación perfecta

de Raffaele Toniolo

Mientras viajaba hacia el sur, hacia la Patagonia, cada vez más fascinado y conquistado por este trozo de tierra tan largo y estrecho que es Chile, era inevitable darme cuenta del cambio progresivo del paisaje. La aridez del desierto de Atacama conquista casi la mitad del país, coloreando el paisaje de la inmensa meseta andina, con contrastes en armonía con la larguísima costa norte. Desde la capital, sin embargo, las cosas empiezan a cambiar. Vegetación, lagos y ríos se apoderan paulatinamente del paisaje seco y rocoso del norte, hasta llegar al llamado «Sur Extremo», la región de la Patagonia, donde domina el hielo, extendiéndose a veces hasta las frías aguas del océano, hogar de delfines, leones marinos, orcas, ballenas y los simpáticos pingüinos magallánicos.
Como ya se ha especificado al hablar del VLT, las regiones nórdicas, consideradas entre las más secas del planeta, se perfeccionan por la extraordinaria combinación natural de diferentes aspectos climáticos: muy escasas precipitaciones, muy baja humedad relativa y altitud de la meseta asegurando, como ya he especificado, más de 300 noches al año de cielo despejado.

Pero, ¿cuáles son los fenómenos meteorológicos que subyacen a esta condición climática milagrosa?

Empezemos del Océano Pacífico y, más precisamente, de la Corriente de Humboldt, el flujo de agua fría más importante del mundo. La Corriente de Humboldt es una corriente marina fría que fluye de sur a norte, más precisamente desde la costa occidental de la Patagonia hasta la costa norte peruana, procedente de la corriente circumpolar antártica. Sinceramente, no sabía nada de eso antes de llegar a Chile. La primera vez que sospeché accidentalmente una posible corriente de agua fría, estaba bañándome en una de las playas de Iquique, una de las ciudades más al norte del país. Después de ese rápido baño, recuerdo haberme preguntado: ¿cómo es posible que el agua esté tan fría a pesar de estar tan cerca del ecuador, tan lejos del sur patagónico y en una zona totalmente desértica? 

El aspecto que hace que la Corriente de Humboldt sea tan fundamental para la estabilidad climática del norte radica en que es la corriente responsable de enfriar las aguas oceánicas que fluyen cerca de gran parte de la costa oeste de América del Sur. Este enfriamiento consiste en una disminución de la temperatura promedio del agua de 7-8 °C, con un consiguiente descenso de la temperatura del aire que evita la evaporación y la formación de cumulonimbus en esas áreas, determinando así una escasez generalizada de precipitación.

El efecto de la inversión térmica también juega un papel importante. Esta, unido a la presencia de una primera «Cordillera costera», dificulta la niebla convectiva oceánica, conocida como «camanchaca», resultado de la mezcla de agua fría, llevada por la Corriente de Humboldt, con aguas más calientes más lejanas de la costa, un fenómeno típico durante el período invernal. Esto implica el mantenimiento del clima árido y desértico de todos los territorios del norte.
Además del efecto de la corriente de Humboldt, para realmente darse cuenta del milagro natural que distingue al desierto de Atacama, es necesario examinar un par de otros fenómenos que ya no están vinculados a la acción del agua sino a la de otro elemento natural: el aire. Me refiero al efecto y comportamiento de la circulación atmosférica en el faja de latitud que incluye el Desierto de Atacama y la acción de la Cordillera de los Andes que marca linealmente la frontera entre Chile y Argentina. La banda de latitud entre 0 °-30 ° N / S está dominada por la famosa célula de Hadley, la circulación atmosférica responsable de los movimientos convectivos en las áreas entre el ecuador y los trópicos. Masas de aire caliente y húmedo provenientes del ecuador ascienden a la troposfera inferior, enfriándose y deshumidificandose. Posteriormente, estos se mueven y descienden hacia las zonas tropicales, llevando consigo alta presión y bajando aún más el valor de la humedad relativa. El efecto convectivo de la célula de Hadley es, por tanto, responsable de mantener el clima árido en todas las áreas desérticas al norte y sur del ecuador cerca de los trópicos, incluido el desierto de Atacama, y​​ el clima ecuatorial (baja presión) típico de las áreas húmedas a lo largo del ecuador.

Y finalmente, llegamos a la colorida meseta andina. Gracias al efecto Föhn, o «efecto favonium», las montañas de más de 5000 metros pueden defender aún más la estabilidad climática del norte con su altura. El fenómeno es conceptualmente el descrito para la celda de Hadley: una corriente de baja presión se enfría tras su ascenso por una ladera de la cordillera y pierde gran parte de su humedad en forma de precipitación. El lado opuesto recibirá así aire mucho menos húmedo y frío, que se calienta progresivamente por compresión adiabática, tornándose caliente y seco y favoreciendo un clima estable.

En resumen … ¡los días soleados en Chile casi siempre están garantizados! Durante más de 1500 kilómetros es posible disfrutar del calor seco ideal que ofrece toda la zona desértica, dominada por el azul intenso y puro de los cielos del norte.

Raffaele Toniolo

Hola, me llamo Raffale Toniolo y soy un Travel Designer. Nací en Vicenza, en Italia. Chile es mi destino, mi especialización. Es el país en el que he reconocido en el desarrollo de itinerarios de viaje y en el acompañamiento de viajeros, mi contexto ideal. ¡Bienvenidos en el Desierto de Atacama!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Algo más del Blog

Pin It on Pinterest